Filosofía

Grins nace de la voluntad de crear unos snacks veganos combinando chocolate de óptima calidad así como frutos secos y/o fruta deshidratada. Además, al ser un producto vegano, sin ingredientes de origen animal, nuestras grajeas pueden ser consumidas por personas con intolerancias a la lactosa y/o alergia al huevo.

Grins significa “sonrisa chocolateada de un/a niñ@”. Por lo que con nuestras grajeas buscamos crear momentos de felicidad con los tuyos.

Somos amantes de lo natural, orgánico y artesano. Es por este motivo que cada bote contiene una ilustración realizada en exclusiva por @marinamandarina_illustration, quien nos ayudó desde el primer momento a plasmar con sus dibujos lo que queríamos explicar con nuestro proyecto: el amor puro entre las personas y los animales.

Porque creemos en la armonía en el mundo y en la igualdad entre los seres vivos, pensamos que Grins debería ir de la mano de un programa de responsabilidad social con dos pilares básicos: la ayuda a proyectos infantiles y programas de bienestar animal. Estas pasadas Navidades ya hicimos nuestra primera colaboración con la Fundació Mona quienes trabajan por el bienestar y la conservación de los primates.

Por otro lado, cuando estudiamos el packaging ideal para nuestros Grins consideramos que debíamos preservar el medio ambiente, por lo que decidimos usar un bote de cartón reciclado y que sus respectivas tapas de metal se separaran para que fuera 100% reciclable. En un futuro cercano nos gustaría que el packaging estuviera formado de una sola pieza y que fuera 100% biodegradable.

Sobre nosotros

Somos Albert y Nerea, una pareja unida por el dulce.

Albert cuenta con más de 25 años de experiencia en el mundo de la pastelería y Nerea es dietista nutricionista desde hace 10 años. En los últimos años, a raíz de seguir un estilo de vida vegetariano, nos dimos cuenta que no existía en el mercado actual ningún snack de chocolate y frutos secos veganos. Es por este motivo que empezamos a darle vueltas a la idea de crear un snack vegano combinando dos de nuestras pasiones: el chocolate y los frutos secos. El último empujón para lanzarnos fue el nacimiento de nuestra hija Ona.